Nº 388: marzo de 2016

Núm 388: marzo 2016

Ilustración de portada: Rubén Cárdenas ©

SUMARIO

El foyer

Pequeño país, gran literatura

El salón de los espejos

Entrevista a Ángel Zapata, por Iván Humanes

Elena Martín Barce ©

Elena Martín Barce ©

Entrevista a Fernando Marías, por Antonio Guerrero

Fernando Marías en la Universidad Internacional de Andalucía

Fernando Marías en la Universidad Internacional de Andalucía ©

El cielo raso

Marlen Schachinger: Intento de una anamnesis

Una prueba de esa visión otra. Conversación entre Reinhard Kaiser-Mühlecker y Wolfgang Hermann

Cecilia Dreymüller: Entrevista con Xaver Bayer

Hugo Mujica: Georg Trakl: la melancolía del ocaso

Georg Trakl fotografiado por Ernst Jünger (1914)

Georg Trakl fotografiado por Ernst Jünger (1914) ©

Iván Méndez González: Transmutaciones de la noche ardida

Jordi Doce: Elias Canetti. Contra la muerte

Eduardo Moga: Violencia y dios

Thomas Bernhard en Sintra, Portugal

Thomas Bernhard en Sintra, Portugal ©

Juan Andrés García Román: Ingeborg Bachmann. Homenaje a Maria Callas

Pablo López Carballo: Peter Handke no ha dejado de caminar

handke

Andreas Lampert: Monos, humanos, austriacos

Breve muestra de poesía austriaca

 

Los pescadores de perlas

Microrrelatos inéditos de Lola Rivas

 

La voz humana

Entrevista a Luz Arcas y Abraham Gragera de La Pharmaco

Javier Suárez Gómez ©

Einstein on the Beach

Alba Guimerà. La Naturaleza y la regeneración espiritual del Krausismo en Francisco Giner de los Ríos y Miguel de Unamuno

Miguel de Unamuno (1925). Fotografía: Meurisse

Miguel de Unamuno (1925). Fotografía: Meurisse ©

Aitor Francos. La escritura compartida con los personajes: una multitud en el trastero

El holandés errante

Fernando Clemot. San Petersburgo: crónicas desde la ciudad burguesa

Joseph Brodsky. Fotografía: Dutch National ArchivesJoseph Brodsky. Fotografía: Dutch National Archives ©

El ambigú

Ana Prieto Nadal: La débil mental de Ariana Harwicz

Jordi Gol: Tambor de arranque de Francisco Bitar

Jordi Gol: Tambor de arranque de Francisco Bitar

Gemma Pellicer: Whisna, el jardín de las luces de J. D. Kaplan

Ricardo Martínez Llorca: Asesinato y ánimas en pena de Robertson Davies

Carlos Skliar: Esos de ahí afuera de Franco Chiaravalloti

Reinhard Huamán Mori: Cocaína de Massimo Carlotto

Reinhard Huamán Mori: Cocaína de Massimo Carlotto

José Antonio Vila: Fidelidad a Grecia de Emilio Lledó

Andreu Navarra: Recuerdo de Don Pío Baroja de Camilo José Cela

Aitor Francos: Motivos personales de José Luis Morante

Rafa Mammos: Sistemas inestables de Rubén Martín

Rafa Mammos: Sistemas inestables de Rubén Martín

Recomendaciones de Quimera

Recomendaciones de marzo de 2016

Paris-Austerlitz, de Rafael Chirbes (Anagrama, 2016)

Obra póstuma del autor valenciano finalizada en mayo de 2015, poco antes de su muerte. Cuenta la historia de un amor homosexual en París de un joven pintor madrileño acomodado y comunista que conoce a Michel, hombre maduro y de bajo nivel cultural. Los días de alcohol y risas, donde el sueldo se consumía en bares y tabaco, las tardes sin dinero en la cama con los lienzos a medio terminar apoyados en las paredes. El amor incondicional pasa a convertirse en un amor dependiente y opresivo, sobre todo hacia el final de la vida de Michel, cuando la diferencia de edad, clase social y formación se hace más latente.

Paris-Austerlitz, de Rafael Chirbes (Anagrama, 2016)

Playa Omaha, de Gonzalo Calcedo (Salto de Página, 2015)

Han pasado cuarenta años desde el desembarco de Normandía y las playas son ahora un decorado donde vagabundean curiosos y turistas. «Un destartalado parque de atracciones» donde Daniel, un niño de once años, vive sus ritos de iniciación. Un escenario de espantos donde los personajes viven una cotidianeidad repleta de fantasmas, delirios y recuerdos. Una maravillosa primera novela de Gonzalo Calcedo con la que fue galardonado con el Premio Internacional Diario Jaén de novela corta y que Salto de Página ha tenido la suerte de publicar, demostrando que la voz de Calcedo (una de las más sobrias y sugerentes en español) está dotada también para la novela. Una opción más que recomendable.

Playa Omaha, de Gonzalo Calcedo (Salto de Página, 2015)

Las inglesas, de Gonzalo Calcedo (Menoscuarto, 2015)

Este libro de cuentos debe ser el undécimo o duodécimo de Gonzalo Calcedo. El reseñista ha leído buena parte de la obra de Calcedo y no tiene otro sentido su comentario que rendirse al arte de uno de los mejores escritores de cuento del panorama actual. Sólo uno o dos autores están a su altura, tirando largo. En Las inglesas hay cuentos que nos gustaría haber escrito a  cualquiera de nosotros, que te hacen volar por la sencillez y profundidad de su artefacto. El genio de Calcedo no ha hecho sino crecer en cada libro que publica, en esa mixtura entre escenarios propios de la literatura norteamericana y el cuidado por la lengua que suele ejercer en sus textos la tradición española. Calcedo se mueve como nadie en esa combinación, en principio complicada, de mixturas. El mejor libro de cuentos de la temporada, sin ningún género de dudas.

Las inglesas, de Gonzalo Calcedo (Menoscuarto, 2015)

La ley del menor, de Ian McEwan (Anagrama, 2015)

Una jueza cincuentona, en plena crisis matrimonial, tiene que dilucidar el caso de un testigo de Jehová menor de edad (por pocos meses) que se niega a recibir la transfusión de sangre que le salvaría la vida. Con esa premisa McEwan construye uno de sus mejores personajes, Fiona (la jueza), racional, correcta e íntimamente insatisfecha, a la vez que reflexiona sobre las tensas relaciones entre la ley y la moral (y la ética), y entre la razón y la fe. Aun sin la acidez, la dureza y el desasosiego que caracterizaban sus primeras obras, McEwan sigue indagando, con su prosa elegante y realista, en los temas más controvertidos, aquellos que más nos preocupan y nos asustan.

La ley del menor, de Ian McEwan (Anagrama, 2015)

Para entender a Góngora, de José María Micó (Acantilado, 2015)

Reconocido como uno de los máximos expertos en la obra del racionero, Micó recoge en este volumen una serie de pequeños ensayos y artículos sobre el genio cordobés, incidiendo sobre todo en sus obras mayores y de mayor complejidad técnica, las Soledades y Polifemo y Galatea. No en vano dos de sus cuatro partes, «La fragua de las Soledades» y «Lectura del Polifemo», están dedicadas a diferentes aspectos de la exégesis de estos dos poemas. Aunque también analiza la intertextualidad o la ecdótica de otros textos del poeta para, con una intención divulgativa, un lenguaje cuidado y gran intuición poética, desvelarnos muchos de los aspectos más oscuros de la obra de Góngora. Un ensayo imprescindible para profundizar en una de las obras cumbre de la poesía en cualquier lengua.

Para entender a Góngora, de José María Micó (Acantilado, 2015)

El mundo, un escenario. Shakespeare, el guionista invisible, de Xavier Pérez y Jordi Balló (Anagrama, 2015)

Interesantísimo ensayo sobre la influencia de Shakespeare y el teatro isabelino en las artes audiovisuales y, concretamente, en ese «oficio del siglo XX» que es el cine. Con una profunda y rigurosa erudición cinematográfica combinada con una prosa sugestiva y distendida, Pérez y Balló analizan los hallazgos dramáticos de Shakespeare (y de algunos de sus contemporáneos) que más han influido a los directores y guionistas de todos los tiempos. A través de múltiples ejemplos bien escogidos nos muestran la vigencia y el magisterio insoslayable que el genio de Stratford ha ejercido y sigue ejerciendo en nuestra forma de expresar la imagen y la palabra.
El mundo, un escenario. Shakespeare, el guionista invisible, de Xavier Pérez y Jordi Balló (Anagrama, 2015)

El árbol, de John Fowles (Impedimenta, 2016)

Este ensayo fue publicado por primera vez en 1979, cuando Fowles ya se había hecho famoso por sus tres reconocidas novelas El coleccionista, El mago y La mujer del teniente francés. Narra la relación que tiene el autor con el arte y la creación, pero también es una defensa de la conservación de la vida salvaje. Recuerda los descubrimientos de las fuentes de inspiración a través de la naturaleza en su infancia en Inglaterra, cuando vivía a sesenta kilómetros de la capital, encorsetado bajo el yugo de su estricto padre. Se entrevé su admiración por Camus y Sartre y el existencialismo francés. La traducción corre a cargo de la escritora Pilar Adón. Otro gran acierto de Impedimenta.

El árbol, de John Fowles (Impedimenta, 2016)

El libro de los indolentes (Sobre la poesía), de Javier Sánchez Menéndez (Plaza y Valdés Editores, 2016)

Como explica Jesús Moreno Sanz en el prólogo, El libro de los indolentes puede considerarse una insólita ars poetica. Lo es, sin duda, porque detrás de cada fragmento se encierra una espléndida reflexión sobre la escritura y lo que gira en torno a ella. Sin embargo, no se contenta con una serie de anotaciones, sino con un planteamiento mucho más atractivo. Sánchez Menéndez genera un universo que nos permite explorar mejor el nuestro propio, a partir de una imaginación cosida a la realidad que dialoga con el entorno y lo convierte, a su manera, en un espacio más habitable, como hiciera Julio Cortázar con sus historias sobre cronopios. El libro de los indolentes es una obra situada a medio camino entre muchas cosas, lo que permite al lector poder dirigirse a cualquier parte. Y un magnífico ejemplo que demuestra aquello de que a la literatura sólo se le puede responder con más literatura.

El libro de los indolentes (Sobre la poesía), de Javier Sánchez Menéndez (Plaza y Valdés Editores, 2016)