Quimera recomienda

En esta sección podéis consultar los libros recomendados cada mes por nuestra revista. A continuación os presentamos nuestras recomendaciones de marzo.

claudio

"Claudio, mira", de Alfons Cervera

Lo único que ayuda a curar las heridas del pasado es contar lo que las provocó. Bajo esta premisa, este autor valenciano de largo recorrido literario nos relata la historia de dos hermanos, que bien podrían ser el del autor y él mismo, que habitan una casa donde aún duele recordar las historias ocurridas en cárceles llenas de notas de despedida en sus muros, para que no se olvide lo que pasó, pues como ya sabemos, en la escuela sólo se cuenta la historia de los vencedores. Contar, desde una historia propia, una común.

ciudad

"Qué haces en esta ciudad", de Verónica Nieto

Verónica Nieto explora en esta novela las relaciones, anhelos, contradicciones y tragedias de la inmigración contadas a través de las voces de sus protagonistas —un escritor fracasado, su mujer inseminada, una echadora de cartas…— con un estilo prodigioso entre el soliloquio y la corriente de conciencia, que despliega innumerables recursos, entre los que destaca el acertado uso del calambur. La autora se atreve además a descubrir la tramoya y, en «Los apuntes del petit novelista», explica a través de referencias a figuras geométricas y simbólicas la estructura que seguirá la trama en cada uno de los capítulos. El libro está lleno de sorpresas, pero merece especial atención el «Tarot del novelista moderno en español», que pretende definir el estilo a través de una tirada de cartas. Impagable.

sierras

"La ciudad y las sierras", de Eça de Queirós

Una nueva edición de cualquier obra de Eça de Queirós es siempre una buena noticia. Hay que decir que en este sentido Acantilado hace años que se ha dedicado en profundidad a la obra del mejor escritor portugués antes de Saramago o Lobo Antunes. "La ciudad y las sierras" es (junto al "Diccionario de milagros", inconclusa) una obra publicada después de su muerte en 1900 y que refleja perfectamente el inicio de la era del maquinismo, de las grandes metrópolis de las que ya el hombre de los últimos años del siglo XIX desea huir. La novela esgrime todas las virtudes y habilidades del escritor portugués, entre las que siempre cabe destacar la ironía y el humor, tan poco frecuentes en la novela realista. Un verdadero disfrute para los amantes de la literatura realista y para los seguidores de la literatura portuguesa.

anguilas

"La travesía de las anguilas", de Albert Lladó

A principios de los noventa, en Ciutat Meridiana —un barcelonés barrio suburbial del tardofranquismo, carente de los servicios básicos—, un grupo de adolescentes se ve obligado a construir su propio universo a base de un lenguaje propio y de unas aventuras iniciáticas nacidas de la lectura. A través de metáforas, alegorías y elusiones, Lladó abre una ventana a la durísima realidad del barrio (la heroína, el alcoholismo, el paro, la desilusión, el maltrato) en un estilo que resulta subversivo por lo poético, por lo culto, por alejarse deliberadamente de un realismo sucio para interpretar el margen sin caer en la marginalidad y para demostrarnos que la palabra es capaz de liberar y ofrecer esperanza.

biblioteca

"La biblioteca de agua", de Clara Obligado

Posiblemente, los mejores libros son aquellos que soportan diversos planos de lectura. Esa variedad de interpretaciones la encontramos en la última obra de Clara Obligado, "La biblioteca de agua", que puede leerse como un libro de cuentos o como una novela fragmentaria y polifónica, como eslabones en la vida de una ciudad y de la gente que la habita. Historias que hacen dialogar pasado y presente y que poetizan el lugar, lo trascienden, con ramificaciones y huecos. Un libro que nos propone un paseo inacabable en el que se entrecruzan voces que surgen del subsuelo y que componen la foto en negativo de una ciudad. Una invitación al viaje. Un ejercicio narrativo de primer orden.

kingwood

"Kingwood", de Antonio López Ortega

Nuevo libro de relatos de este autor venezolano bregado en los géneros de la microficción, la literatura epistolar, los diarios, las novelas, el ensayo… López Ortega es, además, antólogo de prosa y poesía venezolana, director de varias revistas de arte y literatura y editor de poesía. Ahora nos sorprende con estas piezas de ficción que representan el último periodo venezolano de felicidad, donde los opuestos se tocan sin diferenciarse, pasando de paisajes naturales desbordantes a paisajes sombríos donde la vida se apaga, y mostrando así el potente imaginario de este interesante escritor.

escrito

"Algo escrito", de Emanuele Trevi

"Algo escrito" no es un viaje a la vida de Pier Paolo Pasolini, sino a la vida que quedó después de él. En la novela, un escritor joven que trabaja en el Fondo Pier Paolo Pasolini bajo la dirección de Laura Betti (una de las actrices fetiche del director, algo ajada a principios de los noventa, obsesiva) se empieza a obsesionar también con la obra de Pasolini, especialmente con su novela inacabada, "Petróleo". Estamos ante una novela intensa, que no sólo se queda en un repaso de la estela del director italiano sino que tiene peso propio en los personajes del protagonista y La Loca. Para amantes de Pasolini y amantes de la literatura italiana contemporánea.

poema

"Poema de miedo, esperanza y felicidad en veintiséis partes", de David Mayor

Si hay algo que caracteriza la poesía de David Mayor es que se trata de unas piezas literarias con una gran potencia y un enorme magnetismo. Lo demuestra de nuevo en este breve cuaderno publicado por la necesaria Ediciones del 4 de agosto. Mayor reflexiona sobre el lenguaje, sobre su alcance y significado, y medita sobre la condición humana generando una tensión narrativa constante. Una poesía, en suma, de raíz introspectiva y, a la vez, abierta de par en par al mundo. Una pieza mínima que nos hace indagar y preguntarnos en aquel que «está en otra parte / como si estuviera al lado».