Quimera recomienda

En esta sección podéis consultar los libros recomendados cada mes por nuestra revista. A continuación os presentamos nuestras recomendaciones de mayo.

No-digas-que-fue-ayer

"No digas que fue ayer", de Ángel Fábregas

Ángel Fábregas nos sorprende de nuevo con su tercera novela, tras "Sulayr dame cobijo" (2015) y "Quebrada en el Gran Norte" (2017), al rememorar el final de los sesenta, con la llegada del hombre a la Luna, que abría una época nueva y esperanzadora en España. Fábregas sitúa la trama de la historia a caballo entre dos décadas, retratando con acierto a los jóvenes inconformistas que intentaban cambiar un país anquilosado enfrentándose a la represión intelectual y moral de la dictadura. Una preciosa crónica sentimental y política de cuando un país pasó de ser en blanco y negro a color.

inviernos

"Me desperté con dos inviernos a los lados", de Elsa Veiga

Cuatro años después de su poemario en Torremozas ("Manejemos la pena"), la escritora gallega Elsa Veiga hace su primera incursión en la novela: "Me desperté con dos inviernos a los lados". En la novela convergen tres historias (en la Guerra Civil, en 1970 y en 2005) y un único tema de desgraciada actualidad como son los malos tratos. Será Cara —niña, adolescente, mujer madura— la que llevará el pulso de un recorrido por esos escenarios de violencia y dolor. Un camino lleno de sensibilidad y excelentes imágenes que hace que esperemos la siguiente novela de la escritora. Un debut excelente.

sensatez

"Sensatez", de Guillaume Contré

Contré nació en Angers, Francia. Es escritor, traductor, crítico literario y compositor. Ha traducido al francés, entre otros, a Max Aub. Ahora presenta su primera novela corta escrita en castellano y traducida al francés por él mismo bajo el título de "Discernement" (Éditions Louise Bottu, 2010). El protagonista camina por las calles de una ciudad cualquiera, no sabe si es de día o de noche, si hace frío o calor, si es hemisferio norte o sur, ni siquiera si es invierno o verano, simplemente se va cruzando gente en el bucle infinito que es el mundo; de esa repetición nace la metafísica.

enfermos

"Enfermos antiguos", de Vicente Valero

No nos cansamos de repetir, desde Quimera, que la literatura de Vicente Valero es hipnótica. Nos arrastra y tira de nosotros hasta que nos dejamos llevar y disfrutamos cada frase. En "Enfermos antiguos", la infancia es el punto de partida, un momento en el que despertamos a los enigmas del mundo y que, en manos de Valero, se muestra como una realidad llena de entresijos que se disparan, se ocultan, se entrelazan y vuelven a aparecer con la misma emoción que conlleva todo descubrimiento. Así es su escritura: una misma historia que, por una razón u otra, siempre nos sorprende. Y se celebra.

hijos

"Sus hijos después de ellos", Nicolas Mathieu

Mathieu nos cuenta en esta novela (Premio Goncourt 2018; traducción de Amaya García Gallego) la historia de una ciudad industrial de provincias cuyas fábricas y altos hornos han cerrado y cuyos habitantes malviven reinventándose tras haberse reventado trabajando. A través de la mirada de cuatro adolescentes y dos adultos, Mathieu nos muestra —con tensión narrativa, profunda reflexión política, un prodigioso despliegue de técnica literaria y un estilo fresco y audaz— una Francia del desencanto: de hombres desilusionados, mujeres marchitas y adolescentes sin futuro; un relato humano y político sobre las consecuencias de ese capitalismo descontrolado que ha conducido a la revuelta de los chalecos amarillos.

Maquetación 1

"Madame Canivet", de Ludovic Halévy

Madame Canivet es una de las partes en las que se divide "La familia Cardinal", obra en la que Ludovic Halévy (1834-1908), dramaturgo y libretista francés —coautor de buena parte de los libretos de las operetas de Offenbach y de la Carmen de Bizet—, satiriza, con un estilo teatral sugestivo, con ironía y con profunda penetración psicológica, los anhelos y las ínfulas de una familia de la clase media-baja parisina en la época de la Tercera República. Todo un acierto que Sd Edicions haya incluido los grabados originales que Edgar Degas realizó para esta obra y el autor descartó para utilizar ilustraciones más convencionales.

NH625_El arte de llevar gabardina.indd

"El arte de llevar gabardina", de Sergi Pàmies

Vuelve al relato Sergi Pàmies, un género que le ha dado tantas alegrías y que nos ha brindado excelentes libros como "Si te comes un limón sin hacer muecas", "La bicicleta estática" o "Canciones de amor y lluvia". Si algo ha caracterizado a Pàmies es su personalísima forma de narrar. Relatos urbanos, sutiles, enlazados por una melodía narrativa que seduce desde las primeras páginas. En "El arte de llevar gabardina" Pàmies vuelve a mostrar todas sus cualidades distintivas. Relatos ágiles, reposados, discursivos. Relatos que hablan de parejas, de incomunicación, de desamor. Una voz que se ha vuelto un auténtico referente dentro del mundo del relato. Magnífico libro que satisfará a todos los paladares de aficionados al cuento.

infinito

"El infinito en un junco", de Irene Vallejo

Pocas veces, mientras leemos un libro, tenemos la sensación de que estamos ante una obra que puede inscribirse en la categoría de clásico. Eso es lo que ha logrado Vallejo con "El infinito en un junco," una pieza de auténtica orfebrería que nos acerca no sólo a los orígenes del libro, sino a las raíces de nuestra propia cultura. Su manera de trazar puentes entre diferentes épocas es realmente asombrosa, así como la ingente documentación que maneja. No se trata de un manual bien teorizado, sino de un libro que puede leerse como un relato de aventuras, por su forma de engarzar capítulos como si fuera la narración inacabada de Sherezade. Vallejo es una muestra más de cómo el ensayo español está viviendo uno de sus momentos más prolíficos e interesantes.